Hacia nuestra transformación a través de las experiencias interiores en el corazón y los estudios sobre la consciencia

 

Diferentes estados de consciencia:


La manifestación de la consciencia como fuerza vital en un recién nacido, se encuentra, por lo general, en el centro de la parte superior del cuerpo o corazón. Ellos son puramente seres ‘sentientes’. Por esto son tan atractivos y magnéticos. La consciencia entonces empieza expandirse - sabemos que un recién nacido no puede ver, lleva tiempo antes de que la consciencia llega a los ojos. Es como una ola de luz moviéndose en contra de la gravedad. Las culturas tradicionales conocían el movimiento de la conciencia desde el centro y desarrollaron  varias técnicas de masaje para ayudar en este proceso.


Con el tiempo la consciencia se mueve hacia la zona de la cabeza y desarrollamos algo que llamamos “mente”. En nuestra cultura valoramos mucho la conciencia que se mueve a la zona de la cabeza y ponemos mucho énfasis en fomentar y desarrollar lo que llamamos 'inteligencia'. Algunas veces esto causa un acercamiento a la vida algo limitado, desde un solo lado, ya que por lo general usamos sólo el lado izquierdo del cerebro. Aquellos que desarrollan sus talentos artísticos, situados mayormente en el hemisferio derecho del cerebro, son excepciones en nuestra cultura, y muy a menudo ellos tienen que ir en contra de las normas para conseguir lo que quieren.


Cuando comenzamos el proceso hacia lo que normalmente llamamos 'muerte', la consciencia desciende otra vez a la zona del corazón espiritual, observamos esto en algunos ancianos cuando ellos se vuelven más suaves, con más sentimientos y algunas veces  más como niños. Un yogui no quiere esperar a morir antes de experimentar y explorar estos estados, ellos quieren hacerlo mientras aun viven. Entonces pueden elegir si quieren estar en la mente o en el corazón o estar presentes ubicuamente en el cuerpo entero o ir más allá hacia ‘la consciencia cósmica’ - ellos son libres y éste es el verdadero sentido de la libertad.

                                                                                       

Con la práctica de una técnica como el Arka dhyana, la consciencia empieza rebobinar en sí misma. La mente racional es la primera capa donde empezamos nuestra exploración de nuestro mundo interior y es el “yo ego consciencia” quien hace el viaje.                                                      ‘Através el corazón recibimos muchos regalos’


La segunda capa que encontramos está justo debajo de la mente superficial y cuando nos damos cuenta del potencial y las habilidades de
esta capa, a menudo nos sorprendemos de verdad. El Arka Dhyana nos ayuda a crear un equilibrio entre el hemisferio izquierdo y el derecho porque cuando ponemos nuestras manos en diferentes regiones polares del cuerpo y llevamos nuestra atención a estos puntos, estamos, muy efectivamente, partiendo ‘la burbuja’ de la mente en dos. Esto nos ayuda a restablecer las conexiones neuronales y con el tiempo observamos lo que Arka llama nuestros  diferentes ‘pétalos’ desarrollándose. En cada persona es diferente, y puede ser que empecemos a desarrollar talentos que habíamos olvidado que teníamos o incluso desarrollar talentos nuevos.


Mientras la consciencia se rebobina aún más, llegamos a la 'mente sentiente'. Aquí la consciencia sentiente generalmente prevalece en la región del corazón y es esta la que Arka identifica como el ‘corazón’ o ‘conciencia del corazón’. Con el tiempo cuando es experimentada y expresada esta da lugar a la facultad emocional llamada intuición.


La próxima capa es donde sentimos las emociones aun con mayor profundidad - y esta es la capa que él llama el ‘Corazón espiritual’. Aquí la presencia de la  mente racional está reducida y la presencia de la mente subliminal o subconsciente está aumentada (o fortalecida). Está formada por impresiones recogidas a través de lo que has ido aprendiendo y experimentado,  junto con la memoria de tu personalidad.


La quinta capa es la consciencia del núcleo. Es la verdadera esencia de tu presencia entera y de todo lo que tú sientes, piensas y haces. Es ésta la que por lo general es llamada Ser o Alma.


Obviamente el contenido de cada capa es diferente en en cada persona, pero los estados son similares aunque haya muchas capas de por medio. Srinivas Arka ha escrito un libro que se llama ‘Aventuras del descubrimiento del ser - un viaje desde la mente meramente lógica, al corazón emocional y al estado puro de  conciencia’ y Tina opina que para cualquiera que quiera saber más acerca del viaje interior, este libro es una manera muy adecuada para empezar. Sin embargo para saber de verdad sobre el viaje interior, uno tiene que hacerlo y experimentarlo por sí mismo.